Los bosques y el bienestar

ACTIVIDAD TRASLADADA AL DÍA 29 DE MARZO

Los bosques y el bienestar, es una actividad programada dentro del programa de dinamización del centro de interpretación del Paisaje Protegido de  San Juan de la Peña y Monte Oroel (Huesca).

Celebraremos el Día Mundial de los Bosques con un paseo mindfulness para disfrutar y conectar con la naturaleza.

Bosques_Mf

La idea de unir Mindfulness o Atención Plena a la/en la Naturaleza no es nueva, aunque en España no se prodiga demasiado. Hace ya unos años se acuñó una palabra nueva en Japón, ‘Shinrin –Yoku”  para definir lo que llaman “baños de bosque”, también, en algunos hospitales de EE.UU. a los pacientes hospitalizados  se les “receta” paseos mindfulness por los recintos ajardinados del hospital, por último citar la aparición de una nueva corriente relacionada con los niños en la que el escritor Richard Louv describe el trastorno por déficit de naturaleza en los niños , en la que se estimula a las familias a disfrutar de campo, sin miedos, como elemento fundamental y necesario en la formación de la vida de un niño/a.

Será el domingo 29 de marzo y partiremos desde el Centro de Interpretación situado en el Llano de San Indalecio donde se sitúa el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. La actividad es gratuita y está dirigida a público adulto.

Las plazas son limitadas y es imprescindible la inscripción previa en el siguiente mail; info@foratata.com

Un pensamiento en “Los bosques y el bienestar

  1. Era domingo, esa semana no había apenas aprovechado mis ratos de descanso. Estuve atareada y me sentía cansada….dudaba si aún debía subir al coche , conducir hora y media para pasar el día con un grupo de desconocidos….En fin, me había comprometido .
    LLegué a la pradera, la acogida de la naturaleza durante el viaje , en si misma ya fue renovadora.Fernando me /nos esperaba, atento, despierto. El grupo era tranquilo. Todos con ganas de amabilidad y disfrute.
    Pasamos un dia sencillo repleto de cosas pequeñas y preciosas….el bosque, el oxigeno, el ruido de mis pasos en un poquito de nieve, los pájaros..el viento libre de manifestarse y su sonido en las zonas de refugio.
    La Naturaleza en pleno se descubrió a nosotros ávidos de mirar con lupa cada flor, cada uno de sus estambres….
    Comimos calmadamente, sentados en el suelo, en conexión total con la tierra.
    Tuvimos la fortuna de disfrutar del sol .
    Respiramos, sentimos,permitimos que la mano sutil del bosque meciera nuestros corazones como mecía los troncos de sus árboles
    Y cuando volvía a casa… descubrí que no sólo no me había cansado más..sino que había sido un domingo de descanso (con mayúsculas)mas útil que muchos otros, dormitando en el sillon o paseando por el asfalto.
    Compartirme con aquel bosque fue un ejercicio curativo que repetiré en cuanto surja la oportunidad.
    Comprendo a los antiguos y agradezco profundamente a la madre tierra su abundancia y generosidad…..
    en fin….vivir plenamente es sencillo..asi lo comprendí ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *