Música para un atardecer

Cuando éramos niños, mis hermanos y yo pasábamos las vacaciones en una casita metida en plena naturaleza que mi abuela tenía en la montaña, entonces las tardes de verano olían a resina y sabían a melocotón, la banda sonora la formaban las chicharras y nuestras rodillas siempre tenían alguna herida.

Cada tarde nos juntábamos todos los niños y adultos del lugar y dábamos un paseo hasta un lugar elevado para mirar el atardecer. Y, cada día, ese momento era distinto. Nos sentábamos a esperar como bajaba el sol, unos días había nubes que se ponían rojas, o naranjas, otros días era el sol el que se agrandaba y enrojecía, y en ocasiones el cielo se teñía de rosa, esos días eran cálidos y aún cuando el sol se había ocultado, los grillos aún seguían un rato cantando.

No recuerdo si fue a Engracia o a mi hermano Luis, pero a alguien se le ocurrió que mientras mirábamos al paisaje, podíamos poner música a los atardeceres. Fue uno de los mejores regalos que nadie me ha hecho nunca, esa relación entre música y naturaleza es una de las fuentes de mi felicidad cotidiana.

desdeIPhone 062

Hoy estoy mirando por la ventana y veo montañas, otras montañas, ya soy adulta pero sigo poniendo música a los atardeceres. Para hoy elijo esta Suite creada para ser tocada con un violonchelo, este trocito de música cuyas primeras notas parecen tocadas para esta tarde de julio que también sabe a melocotón.

 

                                                                      Elisa Andrés Gil

 

3 pensamientos en “Música para un atardecer

  1. Porqué será que conforme nos hacemos mayores los recuerdos se hacen mas presentes? y El tiempo pasa mas deprisa?
    Gracias Elisota por compartir con nosotros tus recuerdos con sabor a melocotón y regalarnos tu particular banda sonora de ese bonito atardecer … disfrutalo.

    • Gracias a ti Ester por tus comentarios. Quizá con la madurez somos más conscientes de quienes somos y de que estamos hechos de esos recuerdos y experiencias vividas. Besicos y felices atardeceres.

  2. Hola Elisa,

    estoy considerando estudiar el máster en mindfulness (Zaragoza), he visto anunciado tu blog allí…y he venido a dar una ojeada! Me gustan las cosas que cuentas. Quisiera preguntarte si en tu opinión es posible practicar mindfulness con música. Tú que piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *